Toda novedad no es sino un olvido.


La voz de la pobre Dédée parece salir de una tetera rajada. —Julio Cortázar