Toda novedad no es sino un olvido.


El llanto pasa entre los dedos que no pueden retenerlo. —Julio Cortázar