Toda novedad no es sino un olvido.


El descontento lo incitaba a refugiarse en los sueños más dulces. —Italo Svevo