Toda novedad no es sino un olvido.


Llegado el día, ¡la muerte no iba a poder quitarme lo bailado! —Louis-Ferdinand Céline