Toda novedad no es sino un olvido.


Es conveniente que haya dioses, y como lo es, pensemos que los hay. —Ovidio