Toda novedad no es sino un olvido.


Volví y permanecí mucho tiempo en la religión de mi infancia. —Italo Svevo