Toda novedad no es sino un olvido.


¡Sensible! ¿No te fastidia? El tal Morrow tenía la sensibilidad de una tabla de retrete. —J.D. Salinger