Toda novedad no es sino un olvido.


No hubo en nuestro beso ni remordimiento, ni vergüenza, sólo una profunda búsqueda, salpicada de murmullos. —Françoise Sagan