Toda novedad no es sino un olvido.


El llanto empaña nuestras culpas y permite acusar, sin objeciones, al destino. —Italo Svevo